21 jun. 2014

HISTORIA DE LOS VIAJEROS DE ANTABAMBA

Durante el siglo pasado, la principal actividad económica de los pobladores antabambinos, estaban ligados a los viajes de arrieraje, para intercambiar productos, con diferentes pueblos de la región. Viajaban a distintos puntos de la patria como: Arequipa, Cuzco, Ayacucho, Ica, Lima, etc.

Los Viajeros de Antabamba
HISTORIA Y EMIGRACIÓN

Viajes por el Cusco
Pasando hasta Quillabamba en el valle de la Convención, parte de la ceja de selva, comúnmente conocido como “yunca”. Generalmente algunas familias de Antabamba viajando llegaban hasta la hacienda denominado Huatquiña, en Santa Teresa, cuando llegaban allí, los dueños de las plantaciones de cocales negociaban y entregaban, la coca en las mismas plantaciones donde tenían que cosechar y secar aproximadamente 15 a 20 días, y luego del arduo trabajo, retornaban con su carga, transportados por tren, hasta el Cuzco y luego en lomo de bestias entre caballos y mulas.
Viajeros antabambinos que se dedicaban al arrieraje

Viajes por los valles Arequipeños

Por Camaná, Majes, Cotahuasi, etc. realizaban siempre un mes antes a la fiesta de la semana santa y luego del Patrón San Salvador, cuyos maordomos celebraban la fiesta con devoción y ofrendaban con frutas y productos traídos desde las costas de los valles arequipeños.

Es allí que el viajero antabambino conoce al negro, que trabajaba en las haciendas costeñas, al observarlos se enteran que eran humillados y maltratados como bestias, y notaron en ellos su gran espíritu noble de humildad, por lo que se solidarizaron con ellos y como reconocimiento a ello, introducen los personajes del negro y la negra en la fiesta del arriero a estos los personifican y los representan en la fiesta de “El Arriero” dándoles la debida importancia, quienes ofrecen regalos a toda la población esparciendo trozos de algodón, higos, ajíes, etc. solamente en la fiesta del Patrón San Salvador.

Tenían que pasar forzosamente por las alturas elevadas del Cerro Coropuna, cruzando sus ríos y obstáculos y que sus entrañas guardan creencias que tenían, memorizados como mitos y leyendas, nos contaban con lujo de detalles, así como: “los viajeros observaban que las almas en fila se iban hacia la cima del Coropuna, al pie del nevado hay un rio, y dicen que algunas almas no podían pasar y deambulaban llorando ante la imposibilidad de cruzar el rio, algunos si pasaban sin problema alguno, entonces nos cuentan cuando vivos, tenían que atar y jalar un hilo de extremo a extremo del rio y de este modo cuando fallezcan no tendrían problemas por pasar el rio por el hilo que se convertía en puente”.

El negro y la Negra en la fiesta de los Arrieros de Antabamba

Viajes por Ayacucho, Ica y Lima

Pasando por los lugares de (Oyolo, Coracora, Puquio, Lucanas), Nazca, Palpa, Cañete, por estas rutas realizaban mayor comercio de pueblo en pueblo, teniendo el objetivo de llegar a las costas y conseguir el mejor vino de calidad de Cañete, lo cual en el retorno comerciaban en su trayecto, hacían llegar lo más selecto hasta Antabamba, lo cual lo disfrutaban en familia y con toda la comunidad.

En uno de los viajes según nos cuentan al pasar por las orillas de la laguna de yauriwiri, una mula sedienta se asoma rápidamente a tomar las aguas y cuando se dan cuentas los viajeros al instante la mula desapareció como por arte magia con toda su carga por siempre, ¿será el encanto de la laguna?. En este viaje iban don Cirilo Zamalloa, Mariano Serrano, Felipe Bacilio y Juan de la Cruz Córdova, Juan Valdivia y Juan Bacilio y entre otros.

Visitaban poblado huarmi llacta

Es allí que daban rienda suelta sus placeres con las mujeres que las esperaban, sedientas de placer y compañía del sexo opuesto, donde solamente podían permanecer unos días si pasasen el tiempo corto de permanencia morirían votando sangre por la boca.

En pueblo de Coracora

Cuando algún familiar deajaba de existir, tenían costumbre de contratar a alguien extraño para llorar al muertito, una vez dicen que contrataron de waqacc, a Felipe Bacilio, por pago lloraba fingiendo, y a medida que llegan familiares con café y traguitos el huacacc se embriago y estuvo llorando de veraz y para el amanecer se quedó dormido.

Uno de los viajeros llega Lima

Siendo este personaje don Jacinto Bravo, desde que conocemos mediante documento estaba en Lima en servicio militar, envía carta a su mama en Antabamba, donde comunica como se encuentra y cuando salga del servicio ira a verlos.
 
Copia del manuscrito de la Primera carta de Lima a Antabamba 1,909

Publicado: En la Revista Centro Social Antabamba Diciembre 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada